Twitter Updates

    follow me on Twitter

    martes, abril 21, 2015

    Yo

    ¿Quién soy yo?
    Quién soy ahora yo…
    Eso ha cambiado bastante, aunque soy en esencia la misma.
    Podría describirme haciendo una lista de las cosas que me pasan y me han pasado. Ahora hay mucha confusión, han pasado tantas cosas… Yo soy caos, orden excesivo, entropía absoluta; una obsesión por el tiempo, por organizar las cosas, por hacer el mundo mejor. Una sensibilidad extrema que hace que el mundo me duela, que me duela cada cosa que pasa, cada dolor ajeno… a tal punto, que ya no me importa. ¡Difícil definirme en este momento! Momento de cambios inmensos, de redirección de todo lo que hago.
    Soy una bestia en calma. Eso lo entendí cuando estaba chiquita. Mi mamá me dijo un día que cuando tuviera miedo pensara en una imagen que me calmara y la imagen era la de un felino grande caminando entre el pasto crecido.
    También soy esa bestia desesperada, intentando no herir a nadie en mis angustias; corriendo entre el pasto en todas las direcciones, saltando locamente, girando en el aire.
    ¿Quién soy yo? Una bestia enorme que pensó que podía cambiar el mundo y pensó en todo menos en el mundo y en la naturaleza humana. No conozco nada de la humanidad, pues aún tengo esperanza y tengo el alma limpia, a pesar de la historia; a pesar de mi historia.
    ¿Quién soy yo? ¡Pregunta difícil y brava ahora! Toda la vida me he preguntado eso: lo evidencian mis más de doscientas libretas… las primeras ciento cincuenta y pico numeraditas, en orden, etiquetadas y hermosas… después, el caos cuando empecé a perderlas. Ahora no me importa.
    No sé quién soy ahora. No tengo la menor idea. Puedo hacer una enumeración: soy un hijo de 12 años llamado Matías, una Fundación, llamada Fundación Manuel Mejía Vallejo, que ha sido mi vida durante 12 años. ¡El mismo tiempo!… Tal vez quería cambiar el mundo para darle uno mejor que este caótico y triste que, como todos, nos toca entregarle a nuestros hijos.
    También mi papá tuvo ese dolor: el de dejarnos viviendo en un mundo al que le falta tanto para estar bien, si es que algún día nos toca.
    ¡Gran tristeza en esta injusticia extrema y absurda! ¡Cada vez  más difícil conservar la armonía!
    La realidad me ha mostrado que todo es más difícil de lo que pensaba y que lo único que queda es el arte. Ya hace tiempo lo había dicho: “lo único que va a importarme es la belleza”… sin embargo, me demoré muchos años para comenzar este camino que hoy empiezo: el arte.
    El arte ¡al fin!… si la vida no me hubiera aporreado tan duro, no habría llegado a esta feliz decisión que tomó por mí el destino: estudiar artes plásticas.
    Soy una bestia cabecidura e ingenua. Soy una tierna bestia con la fuerza para destruir lo que pase al frente, pero prefiere construir y organizar el caos: que mi presencia en este mundo no se note tanto…
    Ella es todo armonía, dijo Fernando González hijo… Nano, como le decían los amigos. Que también antes había dicho: lástima que sólo vaya a ser una reinita de belleza, en una broma que me marcó por siempre restándole toda la importancia a la belleza que me iluminaba cuando era niña y que me marcó para toda la vida: sólo en un reinado del colegio fui una reinita de belleza y en cambio siempre he buscado qué ser, qué es lo que soy.
    Soy cosas, soy tantas cosas… todas, por ahora, confusas. Soy una artista; eso dicen los amigos y mi abuelita. Soy una artista, aunque nunca me gustó pensarlo.

    Medellín, abril de 2015

    *Ensayo: "Quién soy yo" para Escultura I
    Docente: Maria del Socorro Millán U.
    Primer semestre de Artes Plásticas, Bellas Artes, Medellín

    lunes, abril 20, 2015

    El presente se me olvidó

    Era tan importante el tiempo para mí
    – y ya no lo cuento.

    Anotaba en clave todo lo que me pasaba
    – y ahora ya no me importa.

    ¿Dónde vive esa niña que pensaba que era tan importante la vida?
    –Ya no la apunto.

    Ya el presente para el futuro se esfumó
    – y apenas lo vivo.

    Era tan importante el tiempo para mí
    – ya, apenas lo vivo.

    Esa niña se esfumó.