Twitter Updates

    follow me on Twitter

    viernes, septiembre 26, 2008

    "A uno lo deben secuestrar cada 5 años"

    En la casa de Villa Grande con Guillermo, Alessandro y Paolo Angulo, Tite, mi mamá, Ade, Vale, Juan Gui y yo.

    ¿Por qué mató Cain a Abel? Vanna, la esposa de Guillermo y madre de Paolo y Alessandro, lo asegura, pues dice "con quién se iban a acostar, pues con la mamá" y ahí ya todo está explicado.

    Lo que se comieron Adán y Eva fue un banano y no una manzana. El nombre científico es Musa Paradisiaca.

    El ALZHEIMER se llama así por ALOIS ALZHEIMER.


    "La envidia morbosa de las clases desposeídas" –Lo oyó Angulo en una telenovela.


    –Vale y tu celu tampoco también?– pregunta Alessandro, pues acababa de contarles que mi celu está cortado por falta de pago, lo que incluye, además, los otros dos de la fundación, que no puedo cancelar hasta que se termine el contrato.


    A Ade le entra una llamada de Tite a las 3:00 a.m.; se oían teclas y teclas. Y Ade, toda preocupada, de devuelve la llamada y Tite, también asustada por la hora de la llamada, le contesta. Cuando tranquilizan los nervios:
    –Ah, no, mija– le dice Tite a Ade–, es que estaba aprendiendo a manejar el celular– que evidentemente no maneja.


    "Hubo entusiasmo pero no indescriptible"
    -Hernando Valencia

    "Contra lujuria: Tunja
    Contra soberbia: bus"
    -Hernando Valencia
    El contra soberbia, bus, lo usaba mucho Manuel, dicen mi mamá y Tite.

    "A uno lo deben secuestrar cada 5 años".
    Cuando Guillermo estuvo secuestrado
    Vanna se fue hasta el Caguán , porque los hijos no podían ir. La iban a mandar con Morelia, pero no sé quién dijo:
    – No, pero no podemos hacerle eso a las Farc
    Llorángela la acompañó.

    –Allá cogió el taxi más caro del mundo. Como trescientos mil pesos por un recorrido corto– dice Guillermo, y en el camino había un señor extranjero que hizo señas para que pararan el taxi. Vanna preguntó que quién era
    –Ah, un Alemán– respondió el taxista
    –Y lo recogemos?
    – ah, si quiere…– Así que lo recogieron. Vanna le preguntó que de dónde era y él le dijo que italiano.
    – ________– que quiere decir "yo también" (Angulos cómo se dice?) y de ahí, se pusieron a conversar en italiano. Él era Enzo Baldoni
    . Lo mataron después en Irak porque al gobierno italiano no le interesó porque nadie pagaba por él… además era de izquierda… Periodista y cuenta el encuentro con Vanna en un libro. Es distinta a esta versión contada acá, que conste.

    Los hijos le consiguieron un hotel donde se quedó el primer y el último día. Se quedó en un caserío en La Ye. Estaba separada de donde mataban las vacas por una pared de madera a través de la que no sólo se oía sino que se podía ver las ejecuciones vacunas.

    "Desde la guerra no había pasado tantas privaciones" le decía Vanna a Manuel de Ziruma. "Usted no vive, usted acampa". Y en ese momento Vanna en El Caguán…

    Cuando les pidieron por Angulo les pidieron dos mil millones de pesos. Paolo les ofreció setecientos mil.

    Ella conoció a Raúl Reyes, al negro Acasio, "besé a un negro, ¿sabe?" le dijo a Guillermo.

    –Acá hay un programa para secuestrados. Eso sólo pasa en Colombia. Es malísimo… como uno no puede opinar, qué va a decir, como uno está ahí preso
    –Ése sí es un público cautivo– dice Alessandro. El programa es de Caracol.
    –Los únicos mensajes buenos eran los paisas: "Ve, tenés que venir porque te tengo unas muchachas más buenas", "vé, aquélla preguntó con vos". Porque los otros sí son aburridores: fuerza, valor, fortaleza…

    Vanna le escribió una cosa súper deprimente y Alessandro de dice: "oiga, ¿usté quiere que vuelva? No le mande esto"

    –A uno lo deben secuestrar cada 5 años".
    –Ahorita en 2 años va a volver a tener la oportunidad–, dice uno Paolo.

    –Creés que los que están por allá los devuelven?– le pregunta mi abuelita a Guillermo.
    Él le esponde con una respuesta de ésas que se dan con la voz seca, sin esperanza, contundente; la voz de quien ya ha pensado el asunto:
    –No.
    –Pobre gente– dice Tite acompañada de un silencio generalizado e incómodo por la cruda realidad y no se habló más. Esta frase fue la que cerró definitivamente la conversación e hizo que se fueran los viajantes para Ziruma. No sé si hubiera sido de otra forma si habrían salido tan fácil. De acá no es fácil salir, a pesar de lo abstemias que son las reuniones en mi casa cuando la anfitriona es mi madre.

    Nos despedimos abrazándonos. Mañana nos vamos a ver. ¡Qué delicia! Los Angulo, mi mamá y Vale se fueron para la finca. Aquí nos quedamos Ade, Juan Gui, Matías y yo que termino de escribir esto pa dormirme ya.

    martes, septiembre 23, 2008

    Garrulería

    Habla y habla de la muerte

    Tiene en su escritorio
    como pisapapeles
    una calavera

    Y ni siquiera sabe qué gesto
    qué mueca
    tendrá ante la muerte

    José Manuel Arango
    La Tierra de nadie del sueño
    Poemas Póstumos

    Me Gusta, Me Gusta - Silvestre Dangond

    A mí me gustan tus manos me gusta tu cuerpo
    Me gusta tu ropa
    A mí me gusta tu cara me gusta tu casa
    Y me gusta tu ropa
    Hay a mí me gusta sentir como se eriza tu piel cuando mis
    manos te tocan
    Y me Fascina comerte a besitos.
    .Hacerte detalles que me salen del alma
    Hacerte cosquillas cuando estás en la cama,
    De gritar que te amo



    Que por ti doy la vida y que eres todo para mí
    Que suspiro y que respiro por ti
    Que me faltas como el agua para vivir
    Hay me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Andar contigo
    Salir contigo, vivir contigo
    Dormir contigo, soñar contigo
    Y me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Llevarte a la disco y bailar contigo
    Las canciones de Diomedes y las canciones de Omar geles
    Ay a mí me gusta pensar en los besos que te di
    En los que te daré
    Me gusta escribir cartas de amor para ti
    Y mirar en tus ojos el amanecer
    A mí me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Andar contigo
    Salir contigo, vivir contigo
    Dormir contigo, soñar contigo
    Y me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Llevarte a la disco y bailar contigo
    Las canciones del cacique y las canciones de silvestre

    A mí me gustan tus sueños, todo lo que piensas, todo lo que haces
    Me gusta que eres perfecta
    Que no te equivocas, que piensas en grande
    Me gusta lo que te pones
    Porque como quieras te ves elegante
    Y me Fascina comerte a besitos.
    .Hacerte detalles que te llegan al alma
    Hacerte cosquillas cuando estás en la cama,
    De gritar que te amo
    Que por ti doy la vida y que eres todo para mí
    Que suspiro y que respiro por ti que me faltas como el aire
    para vivir
    Hay me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta,
    me gusta, me gusta
    Andar contigo
    Salir contigo, vivir contigo
    Soñar contigo, Dormir contigo
    Y me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Llevarte a la disco y bailar contigo
    Las canciones de Diomedes y las canciones de silvestre
    Ay me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Andar contigo
    Salir contigo, bailar contigo
    Ay, ay contigo
    Y me gusta, me gusta, me gusta, me gusta
    Llevarte a la disco y bailar contigo
    Las canciones de Diomedes y las canciones de silvestre
    Porque tú me gustas…

    lunes, septiembre 22, 2008

    Whoever You are, Holding Me now in Hand

    Walt Whitman
    Leaves of Grass

    WHOEVER you are, holding me now in hand,
    Without one thing, all will be useless,
    I give you fair warning, before you attempt me further,
    I am not what you supposed, but far different.

    Who is he that would become my follower?
    Who would sign himself a candidate for my affections?

    The way is suspicious—the result uncertain, perhaps destructive;
    You would have to give up all else—I alone would expect to be your God, sole and exclusive,
    Your novitiate would even then be long and exhausting,
    The whole past theory of your life, and all conformity to the lives around you, would have to be abandon’d;
    Therefore release me now, before troubling yourself any further—Let go your hand from my shoulders,
    Put me down, and depart on your way.

    Or else, by stealth, in some wood, for trial,
    Or back of a rock, in the open air,
    (For in any roof’d room of a house I emerge not—nor in company,
    And in libraries I lie as one dumb, a gawk, or unborn, or dead,)
    But just possibly with you on a high hill—first watching lest any person, for miles around, approach unawares,
    Or possibly with you sailing at sea, or on the beach of the sea, or some quiet island,
    Here to put your lips upon mine I permit you,
    With the comrade’s long-dwelling kiss, or the new husband’s kiss,
    For I am the new husband, and I am the comrade.

    Or, if you will, thrusting me beneath your clothing,
    Where I may feel the throbs of your heart, or rest upon your hip,
    Carry me when you go forth over land or sea;
    For thus, merely touching you, is enough—is best,
    And thus, touching you, would I silently sleep and be carried eternally.

    But these leaves conning, you con at peril,
    For these leaves, and me, you will not understand,
    They will elude you at first, and still more afterward—I will certainly elude you,
    Even while you should think you had unquestionably caught me, behold!
    Already you see I have escaped from you.

    For it is not for what I have put into it that I have written this book,
    Nor is it by reading it you will acquire it,
    Nor do those know me best who admire me, and vauntingly praise me,
    Nor will the candidates for my love, (unless at most a very few,) prove victorious,
    Nor will my poems do good only—they will do just as much evil, perhaps more;
    For all is useless without that which you may guess at many times and not hit—that which I hinted at;
    Therefore release me, and depart on your way.

    martes, septiembre 02, 2008

    Unas canciones cantadas por Chavela Vargas

    PIENSA EN MÍ
    Agustín Lara

    Si tienes un hondo penar
    piensa en mí;
    si tienes ganas de llorar
    piensa en mí.
    Ya ves que venero
    tu imagen divina,
    tu párvula boca
    que siendo tan niña,
    me enseñó a besar.

    Piensa en mí
    cuando beses,
    cuando llores
    también piensa en mí.

    Cuando quieras
    quitarme la vida,
    no la quiero para nada,
    para nada me sirve sin ti.

    EN EL ÚLTIMO TRAGO


    VOLVER, VOLVER


    y una joyita de 1968 pa terminar.
    MACORINA (fragmento)
    LOS PECES EN EL RÍO (fragmento)


    ¡Vea como me puso el cumpleaños!!!!

    Tu Silencio (Bebe)

    Mamasota esta mujer



    TU SILENCIO
    BEBE

    Como quien tira de una cuerda que se romperá,
    tirar, tirar, tirar, tirar, tirar...
    Como sin darse cuenta rozar un poco más,
    los ojos aún cerrados para no afrontar
    que el aire es de cristal,
    que puede estallar,
    que aunque parezca extraño, te quiero devorar.
    Que el aire es de crital,
    que puede estallar,
    que aunque parezca extraño, te quiero devorar.

    En una esquina de su boca se dejó estrellar,
    como la ola que se entrega a la roca,
    perdida en el abismo de unas manos sin final,
    tan grandes que abrazaban todo su planeta.

    Ahora no estás aquí,
    ahora no estoy aquí,
    pero el silenció es la más elocuente forma de mentir.
    Ahora no estás aquí,
    ahora no estoy aquí,
    pero el silenció es la más elocuente forma de mentir.

    En tu silencio habita el mío
    y en alguna parte de mi cuerpo habitó
    un trozo de tu olor,
    en tu silencio habita el mío
    y en alguna parte de mis ojos habitó
    un trozo de dolor.

    Ahora estás aquí,
    ahora estoy aquí,
    abrázame para que piense alguna vez en ti.
    Ahora estás aquí,
    ahora estoy aquí,
    abrázame para que piense alguna vez en ti.

    En tu siilencio habita el mío
    y en alguna parte de mi cuerpo habitó
    un trozo de tu olor,
    en tu silencio habita el mío
    y en alguna parte de mis ojos habitó
    un trozo de dolor.

    En tu siilencio habita el mío
    y en alguna parte de mi cuerpo habitó
    un trozo de tu olor,
    en tu silencio habita el mío
    y en alguna parte de mis ojos habitó
    un trozo de dolor.

    Que el aire es de cristal,
    que puede estallar,
    que aunque mis labios no hablen,
    te quiero devorar.