Twitter Updates

    follow me on Twitter

    miércoles, diciembre 12, 2007

    Razón de Ser

    Tal vez escribo por un lejano instinto de conservación, por vanidoso temor de esfumarme completamente, de que seres y cosas que atestiguaron mi camino de hombre lleguen a morir en mi propia muerte: la obra sería un rastro que dejo, retazos de historia que viví y que me obligaron a soportar; un deseo ingenuo de cambiarla.

    En nosotros los latinoamericanos escribir es casi un deber cívico y político en el mejor sentido de estas palabras, cuidando que la protesta supere el libelo y sea literatura con seres humanos al fondo, con situaciones y diálogos y atmósferas capaces de tocar la especie y enaltecerla, así sea para el hundimiento.

    Habría, también, un instinto de comunicación. Tal vez el mundo y la vida se van narrando solos y nosotros somos sus oyentes, pero es bueno contar eso que pasa en nuestra inmediatez, sería imposible dejar de contar el gran accidente de la vida. Y como ahora los más aterradores sucesos humanos se convierten en frías cifras de computador, el escritor va contra esas cifras si ellas enjaulan o minimizan al hombre.

    También escribo por un instinto de solidaridad, por intentar ser la voz de quienes no la tienen, por defender una concepción del mundo más generosa, donde muchos seres y objetos queden nombrados sin tono lastimero, con la presencia del ser que nació para ser libre y digno en su responsabilidad.

    O por un instinto de la defensa, cercano al de conservación: cuando hay víctimas achacables a sistemas y tradiciones, a la orgía del poder y de la indiferencia, es necesario tomar partido sin demagogia y con derecho a la rabia, a la compasión, al amor, a la ternura.

    Puede intervenir, igualmente, un instinto de la curiosidad, si equivale a investigación creadora: saber qué hay detrás de las fachadas, de tantas máscaras como se inventa el hombre para su engaño, o si máscaras y fachadas conformas su razón de ser. Entonces es labor de escritor desentrañar ese misterio, aprender a distinguir una época del escándalo de esa época, y evitar tantas verdades estrepitosas. “Para vivir hay que escuchar el eco de las cosas” dicen los indios tukano; o según como se mire el fenómeno; también los indios nuestros decían sobre el trueno, humanizándolo: “Verdaderamente me duele sentir cómo lo arrastran por el cielo”. Saber, además, si las palabras alumbran el camino, e inventar un lenguaje en que todos los hombres puedan entenderse.

    ¿No intervendrá, por otra parte, un instinto de lo mágico, cuando el homo ludens sobrepasa al homo sapiens? De niño, de adolescente, y oyendo a los narradores campesinos, me llamaba la atención cómo las palabras podían formar hechos: es decidor que en varias mitologías el dios de la magia sea el mismo dios del lenguaje. Todas las artes nacieron del juego mágico y la literatura en un principio fue oración e invocación para la nueva sentencia: el hombre es el único animal que sabe que va a morir y tiene conciencia de la injusticia de la muerte; el único animal con la palabra, y la risa y el remordimiento.

    Un cierto tipo de juego nos planteamos si deseamos descubrir, “Para ver la realidad se necesita mucha imaginación” dice Juan Rulfo: la realidad no es lo que se muestra, la realidad es lo que vive debajo del hecho que estamos mirando, pues las cosas tienden a esconderse, como las personas.


    Ojalá estas afirmaciones no suenen a simple retórica, a lo mejor todavía ignoro por qué escribo. A veces me anima un regodeo estético, el hallar la poesía en su altura y un idioma justo para mis intenciones, mis ideas o falta de ideas, mi pasión, mi situación en el mundo de antes, de ahora, y en el que amenaza con derrumbarnos.

    O simplemente escribo porque entiendo mejor los fenómenos al irlos describiendo; por entusiasmo ante la vida en rito de celebración, como si fuera una fiesta donde nos extasiamos y nos desesperamos con todos los sentidos, y algunos más que van inventando los días a quien sabe mirar el viento y el árbol y el agua, el amor y la muerte y la estrella cercana. Pero más allá de esta inútil pregunta, creo que escribo por un acto de soledad.

    Manuel Mejía Vallejo
    Ziruma, 1986

    -ay, esto me encanta. Cómo me gusta que me guste mi papá.

    Conmemoracion 10 años de la muerte del padre

    Bueno, éstas son buenas noticias:
    hoy radicamos en el Senado el Proyecto de Ley de Honores a mi padre. El ponente será el Senador Manuel Ramiro Velásquez quien siempre ha estado firme en el apoyo a la Fundación. La preciosura de Luis Fernando Estrada, asesor del senador, es con quien estamos desarrollando el proyecto y ha sido, la verdad sea dicha, una bendición.

    Cuando uno se encuentra personas así, que valen la pena, que dan alientos cuando uno realmente los necesita (aunque también nos toque pedirle a mi papá alientico pa lo que se viene) entiende que todo va a estar bien.

    Fer, mil gracias, belleza.
    RADICADO NO: 212/07 DEL 12 DE DICIEMBRE DE 2007!!!!!!!!!

    ¡Y todos, a celebrar, porque va a ser buena esa conmemoración!!!!

    Estoy mamada del Facebook

    no, qué es eso tan horrible!!! en serio.
    3 días sin revisar el mail y además del trabajo, le mandan a uno tanta maricada que qué desespero.
    No me salgo, porque me ha gustado encontrarme con gente bacana, pero qué cantidad de basura la que empieza a llegar tanto, que uno ya ni ve lo importante.

    Las bobadas que uno puede llegar a hacer

    La certeza del futuro.
    La falsa certeza
    Cómo es que todavía no puedo aprender que la certeza no existe
    y, por no llorar, dejé de vivir una hora que quería vivir
    y que dejé de vivir por las horas siguientes
    y metí la pata por todos lados.

    La certeza resultó falsa y hoy con todas las resacas
    -física, moral, económica y terciaria-
    cierro suavemente los ojos y me digo:

    La certeza del futuro no existe, niña.
    solamente el presente, así que viva ya.

    Hoy le va a tocar, niña preciosa,
    aguantarse esto tan maluco que tiene metido adentro.

    miércoles, diciembre 05, 2007

    Yelena Isinbayeva: 18 RÉCORDS DEL MUNDO Y UN ORO

    Como no estoy de acuerdo con lo que escribió Mutis y esta mujer se atravesó antes de leerlo:

    Que la rusa Yelena Isinbayeva sería medalla de oro en Helsinki casi nadie lo dudaba. La expectación se centraba en si intentaría superar su propio récord del mundo. Vaya si lo intentó. 501 centímetros y un oro.


    Para los que no sepan de qué hablo, hablo de esto:
    http://elojoenlapaja.blogspot.com/2007/12/fusilado-lvaro-mutis.html




    Y Mutis va a hablar mal de músculos enredados y toallas sudadas?
    Creo que ningún escritor ha alcanzado semejante altura.

    martes, diciembre 04, 2007

    "Ahora tengo un gato, antes tenia un crespuder"

    A Isa Mejía le dijo eso una niña yendo para Támesis.

    Ignacianos lavamanos

    Todo lo que converso me sale en verso.

    Y haría un verso con esto que no converso
    pues en los clubes está prohibido

    en los clubes de la conversa
    anversa
    reversa
    donde no se conversa
    tampoco se versa
    sino que se
    que se
    que se
    que se
    qué se yo qué se hace

    porque desde que la moralidad
    llegó a la intelectualidad
    estamos como los ignacianos lavamanos
    que quieren borrar la historia
    ¿acaso no está en la memoria?

    jua… qué es esto tan entretenido, por dios!!!
    voy a seguir improvisando y cantando
    para seguir renegando

    de estos ignacianos infantiles
    y lavamanos

    (creo que me van a matar. Si aparezco muerta fue un ingnaciano)

    y creo que ya yo estoy más infantil que ellos.

    Estaba tan brava, me estabas cayendo tan mal. Ahora ya te quiero otra vez

    Desconcertada

    por ahora no diré la razón, pero totalmente desconcertada.
    Ni siquiera voy a poner el tag, pues se haría demasiado evidente, pero ya quien debe saber sabe por qué pongo esto acá; a menos de que me tenga tan olvidada (¿será posible?) que ni siquera pase por acá... Todo es posible, pero espero que ésa no sea una posibilidad.

    Me voy a callar antes de arrepentirme.

    lunes, diciembre 03, 2007

    "La muerte agazapada"

    dice mi mamá.

    se mató un trabajador de mi mamá, de Támesis. Yaír.

    "Lo que ha de convenir…"

    Habían dicho que no se iban a quedar el fin de semana y Marleny, la señora que les cocina les dijo que se quedaran. Se tomaron unos tragos, él se levantó como a las 11:00 a.m. y se tomó otros, se cayó por unas escaleras y se mató.

    Al parecer, dijo Javier, fue en el grado de la hija de Marleny. Que Leo va a hablar con el papá del muchacho para ver dónde va a ser la velación.

    "Era un muchacho tan bueno" dice mi mamá, "de una decencia y de una inteligencia". y mi mamá, aunque es muy dada a querer a la gente, no dice eso de todo el mundo.

    Vivía con una novia y tenía una hijita. Qué pecao, p'acabar de ajustar, como no se murió en la construcción no les va a ir bien a los vivos.

    Hoy 3 de Diciembre de 2007

    ZIRUMA
    3:00 A.M.
    3 DE DICIEMBRE DE 2007

    ACABO DE QUEBRAR EL ESPEJO DE MI PAPÁ

    Me levanté un poco asustada pues es lo que sucede cuando uno, a esta hora, se descubre sin lavarse los dientes y aún con el bluyin y el brasier puestos y el computador en el comedor –que por más segura que sea la finca es mejor no dar papaya–. Fui al baño, le eché crema al cepillo y fui a la cocina por agua y al comedor por el computador y el morral rosado. Los dejé en mi pieza y cogí la bolsita de limpieza. Tomé el espejo, me miré en el baño, pues el bombillo de los lavamanos estaba dañado –tengo la piel destrozada, especialmente en la zona de la quijada y especialmente en el lado derecho–. Cuando lo devolví a su lugar no me fijé bien y el espejo cayó al piso y quebró la parte cuadrada, en la que uno se ve normal.

    No me asusté ni me dio remordimiento; es raro pes ése fue el espejo de mi papá. Mi mamá se lo regaló cuando aún vivían juntos.

    Le eché agua encima y lo recogí. Ya antes se me había caído este espejito de dos lados y se me había quebrado lo que pega cuadrado al marco plástico y café que contenía los dos espejos (el de aumento redondo y el normal cuadrado, parte en esta libreta) a la patica que lo sostená y le permitía girar.

    ¿Qué imagen habré quebrado?

    Hace tiempos soñé con un aborto mío. El sueño lo tengo apuntado por ahí en una libreta; la cara del fetico(a) , creo que era una niña y tenía la cara hermosa, pero no tenía cabeza, ni siquiera cráneo, sólo una carita bonita y había muchos vidrios quebrados y el resto del cuerpo no existía.

    ¿Serán estos los vidrios del aborto?

    ¿Será ésta la señal que necesito para curarme?

    Cuando me acosté a escribir esto, Matías me abrazó, más bueno.

    Latinoamerica, mi amada latinoamerica


    "Todo el plantel" como acaba de decir Mr.T, "los auténticos decadentes" ay, no, Mario, por favor, por qué hacés eso!!!
    el que no sepa de lo que estoy hablando (casi todos, obviamente) métanse acá para que sepan de lo que les hablo y entiendan
    http://www.musicalisimo.net/programacion.htm
    http://www.musicalisimo.net/programacion.htm
    http://www.musicalisimo.net/programacion.htm

    @

    sábado, diciembre 01, 2007

    Frases de ultimamente

    Mi problema es que mi problema radica en muchas cosas.

    ***

    "¡Ir a rogar raspao!" - Germán Contreras (cuando le conté lo de Javier y Camilo J.)

    Objeto totémico: vaso con vodka (aporte de Germán C.)

    ***

    "La naturaleza de uno es sorevivir. Igual en el amor"
    Federico Ortegón

    ***

    - Oiga, cambie la música- le dice una señora a Miguel y él piensa en sus adentros: "pero si eso es lo que hago todo el tiempo, cambiar música".
    Miguel ese día estaba de dj en Tábula