Twitter Updates

    follow me on Twitter

    martes, noviembre 21, 2006

    invitación de Matías a los amiguitos de El Arca

    HHHHTRRFFFSN------LLLLOOOOOOJJJUUU666667890''''''''1 QQQQWWW1122441111111111111111111111111111111WWAWSIMIUUTYH.H.J.
    .
    JKJ.,K,,.,,,




    11111111111115555555555533333NNNNNMMMMWMWMWWWWNWNWMWMWMWMWMMWMWMWMWMWMWMMWMWNWMWMWMMWMWWMWMWMWXZHSSHYDJVTGKUIGURNRFTR IVTUIVRINUTIVUTIUVTIVBVTIVUIRUGRRRRRREUIUVIREURTIVUIEVUTIURTIVGUIGUUGVIHHUGIUUUUVUIUIGUIGVUUITVUGIRVRTVITGVITUIGUVG8VYIYVGYIV9VUIUVIUGIVUVIVHUHVVVHVHVRCCFREEW4R9CF7T9V8959V9VV89VV58Y67869T5Y8TTBT6G669R6BYIOBIOBIOBBOBOB0BIBY6BPITBRYRBT9PRYBTRERTIY60Y689TYT9YT89UYH6589HY69GY958986985H589695867858H69H575576711






    OOOOOOIOOOOOOOOOTOTOTOTOTTOTOTOOTOTOTOTOTTOOTOTOTOTOTOTOTOTYOYYOOYOYOYHHOHOOHOOHOOHOBOHOHK.N.N .,MMNNVVVXGSBCJY7YYU5744YYY6667IOPYPYYTFFGGH111111

    Te busco ahora desde lo invisible

    Te busco ahora desde lo invisible, desde lo innombrable, desde mi silencio.
    Nunca te abandoné
    -nunca pude, en realidad.

    Tu nombre vibra en mí,
    Tu solo nombre hace vibrar esas fibras incontrolables que soy.
    Tu nombre suena en mí.
    En mí tu nombre tiene sonido
    -eso lo puedo decir con contados seres...
    muy contados seres

    Sé que es imposible sacarte de mí, por más ultimatums que intento poner.

    Sé que es imposible sacarte porque nunca permití ni forcé tu entrada;
    vos, simplemente, estabas.

    Nunca te pensé.

    Te busco sin buscarte, buscando rastros de vos que me permitan hablarte en la inevitable lejanía.
    Tal vez no fuimos pensados juntos
    Tal vez la historia no era tan fácil
    Tal vez optamos por otro tal vez...

    ¿Perteneceremos acaso a una realidad de imposibles,
    de pendientes eternos?

    Tal vez algún día entienda lo absurdo del eterno tal vez;
    del eterno silencio.


    Noviembre 21, 2006



    - Después de no encontrarte

    viernes, noviembre 17, 2006

    ya tu nombre es un susurro

    Ya no grito tu nombre.
    Tal vez mi silencio afónico renuncie.
    Tal vez lo que pensé que sería eterno
    pasó ya a la eternidad.

    Mi eterno grito quedó en el aire,
    mi silencio afónico pide ya miel.

    No supe cómo llamarte,
    tal vez mi silencioso grito te asustó,
    tal vez nunca lo oíste.
    Seguro nunca lo oíste...

    No supe cómo llamarte.

    Ahora llega esta miel a mí
    y, con la mirada nostálgica
    en lo que creí eterno y destino,
    bebo ahora esta miel.

    No sin tristeza,
    No sin renuncia
    -¿a qué si nunca existió
    más que un silencioso grito?
    me repito- me reclamo,
    tomo esta miel que
    cambia...

    No sin temor
    pasa por mi garganta
    y la eternidad de este grito
    se disuelve en miel.

    -a quien siempre me vio bailar
    y huyó de mi mirada.

    Noviembre 17, 2006